viernes, 22 de marzo de 2013

Poemas serios (XXXV)

No me olvido de ti.
No te olvido aunque apenas
ya repita tu nombre,
sin nombrarte, en mis versos.
(Más allá del porqué,
los porqués de mi rabia,
estás, nunca has dejado
de estar en mis poemas).
No te olvido y, en tanto
me bato en desventaja
con los perros, me inquiero
“y si después de tanto
tiempo sin verte, un rayo
me parte en dos, me abate,
me derrumba y, sin verte,
por ti olvidado, muero.”

3 comentarios:

VivianS dijo...

Cuando te enamoras, o cuando sucumbes, tu poesía es bellísima Rafa.
Los grandes amores siempre dejan algún fantasma. (Por lo regular los imposibles, sino no serían grandes amores)
Besos

Sandra Garrido dijo...

Estoy con Vivian, esa poesía tuya de amor o desamor es la que mejor te sienta, es la más cercana y la que más conmueve
un beso

Anónimo dijo...

El desamor... ese eterno tema que trajo el renacentista Boscán a la literatura española, resucitado por Rafa esplendorosamente