domingo, 31 de marzo de 2013

Poemas serios (XXXVII)


Quoth the raven, "Nevermore."

Edgar Allan Poe

Recuerdo cada instante.
No digo sólo aquellos
escasos que, aunque ajenos
al sudor y al espasmo
visceral, compartimos.
Digo también la espera,
el insomnio, los sueños
de cerúleas luciérnagas
que mudó en pesadillas
y ceguera el silencio.
(Ojalá nunca sepas
cuánto duele mirar
con los ojos ausentes
con que miran los muertos)

3 comentarios:

Sandra Garrido dijo...

lo se, cada dóa están más secos

pero siguen mirando

besos

VivianS dijo...

Con los ojos ausentes
Con que miran los muertos!

¿Quieres algo más lindo? Yo no. Siento así, como que me late la angustia y qué sé yo.
Besos Rafa.
Adoro tus versos de des-amor-Amor.

Anónimo dijo...

Efectivamente, es preciosa la metáfora de los ojos ausentes, contrapuesta a la del inicio del poema...los momentos de sudor y espasmos... Muy logrado